Volvemos con una propuesta para sorprender: un pastel fácil de hacer, rico, suave y cremoso. No se hace nada pesado ya que resulta muy fresco.  Está elaborado con el famoso queso italiano “Mascarpone” y melocotón en almíbar. Lo hemos decorado con melocotón cortado en gajos y frutos del bosque, pero si lo prefieres puedes elegir otra que se de tu agrado.

Y además… ¡Se hace en muy poco tiempo! Salen 4 raciones generosas, también se pueden hacer “pastelitos”. individuales en vez de un solo pastel. ¡Vamos a ello!


Ingredientes:

  1. tarrina de 250 gramos de queso Mascarpone
  2. 1 bote pequeño de melocotón en almíbar
  3. El jugo del melocotón en almíbar
  4. 50 ml. de licor de melocotón (sin o con alcohol)
  5. 1 sobre de gelatina neutra.
  6. Azúcar
  7. Frutos del bosque (opcional)
  8. Salsa de caramelo (opcional)

Pasos:

  1.  Poner en un bol grande la gelatina, cubrir con el licor de melocotón para que se hidrate. Calentar en un cazo el jugo del melocotón en almíbar hasta que empiece a hervir.
  2. Retirar el cazo del fuego y mezclar con la gelatina hasta que esta se disuelva completamente, dejar entibiar un poco. Reservar un trozo de melocotón en almíbar para decorar. El resto de trozos de melocotón triturarlos en la batidora.
  3. A continuación agregar el queso y volver a triturar hasta conseguir una crema fina. Probar el dulzor y añadir dos o tres cucharadas de azúcar, según os guste de dulce.
  4. Una vez esté tibia la preparación de gelatina, mezclar el queso con melocotón con movimientos suaves. Untar un molde con salsa de caramelo (yo me he olvidado y me ha costado mucho desmoldarlo). Verter la preparación en el molde, tapar y dejar enfriar en la nevera hasta que esté cuajado.
  5. Una vez esté cuajado, desmoldar sobre un plato o fuente. Cortar el trozo de melocotón reservado en gajos finos y ponerlos alrededor del pastel. Poner unos cuantos frutos del bosque en el centro del pastel.

 

 

 

 

photo